Esta segunda edición del análisis al estado de nuestro juego preferido vuelve más rápido de lo que esperábamos. Luego de la adición de la nueva expansión y habiendo pasado suficiente tiempo, se reconoce rápidamente la irrelevancia de las cartas nuevas frente a un metagame moldeado por Lee Sin/ Targon.

Es cierto que los jugadores de Soraka se resisten a aceptar la realidad, pero también es verdad que mientras más alto tu nivel de clasificatorias, menos variedad de arquetipos vas a encontrar. Y esto es normal en la mayoría de metas, siempre los mejores jugadores definirán cual es el mejor mazo en ese momento y cueles son los únicos que le ganan.

 

La diferencia en esta ocasión, es el ángulo por el cual Lee Sin oprime al meta:

La interacción es NO BUENO en este momento, nos dice “por favor guarden sus controles para otro meta, muchas gracias, atte. Luis In”. Además, ningún otro mazo mid-range es más rápido que Lee y, por lo tanto, la híper agresión es la única respuesta.

Fiel a mi estilo de escritura, no voy a definir cómo debería cambiar el formato ni apuntar a todo lo que está mal con el mundo; solamente pretendo explicar porqué ciertos Meta son más saludables que otros y como se definen.

…quiero saber…